lunes
28.2.05

Mascota

Escrito por Yavannna
Acabo de terminar los exámenes y me apetece tomarme un respiro, tenía preparados unos post digamos que algo "más densitos" pero como creo que todos nos merecemos un descanso de tarde en tarde he cambiado de idea y he decidido insertar este post sobre mascotas.

Os preguntareis ¿Qué tienen que ver las mascotas con las bibliotecas, los libros y el resto de la temática general de esta bitácora?

Es sencillo, me he puesto a hacer memoria y me he dado cuenta de que todas mis mascotas han sido ratones!!!!!

Es posible que debido a una deformación profesional incluso con anterioridad ha dedicarme a ello profesionalmente haya elegio (o hayan elegido por mi) este tipo de mascotas.

Mi primer ratón Heavy (bueno tenía un nombre compuesto bastante largo) era un ratón chino de cola larga que gustaba de roer insaciable carpeta, apuntes, libros y cualquier cosa que se encontrase encima de mi escritorio durante su horita de paseo diaria.



Después gocé de la breve compañía de unas cobayas (con un mes y medio de vida cada una) a las cuales no pude instruir en el buen arte de la literatura y de cómo fabricar sus nidos con papel.

Pasado un tiempo volvieron a regalarme otra mascota R-9, también conocida como Fea (aunque con los años desubrimos que era Feo) que se instruyó en aquello de esconderse detrás de la sección de referencia de mi habitación (es decir, entre los diccionarios de idiomas, de sinónimos, etc.), murio por causas naturales debido a la vejez, no obstante, una "panda" de bibliotecarios cocteleros tenían cierto interés por ver a mi pobre bicho dentro de un ruso blanco (no deis a los bibliotecarios de beber, pasan cosas raras)

Será la mascota un reflejo de la profesión de su dueño???

En tal caso, los policias tendrán perros por mascotas, los bibliotecarios ratones (obvio), pero y los surfistas ¿Tendrán tiburones???

En la actualidad no gozo de la compañía de ninguna mascota (y después de ver desaparecer una tras otra a las anteriores pocas ganas me quedan), una cosa tengo segura, el día que vuelva a gozar de la compañía de otro animalillo, será indudablemente, de un ratoncillo.