jueves
24.3.05

Préstamo de libros

Escrito por Yavannna
Acabo de terminar de leer el libro "El Códice Secreto" de Lev Grossman, trata sobre un jovencísimo ejecutivo que es contratado para organizar una colección privada y finalmente se requieren sus servicios para encontrar un códice que en el mundo académico se piensa que no existe; toda la historia se entremezcla con un extraño videojuego llamado MOMO; la biblioteca y el viedeojuego absorven al protagonista y lo llevan a estados de delirio.

Bien podía haber referenciado aquí la obra, dado que está plagada de referencias a los bibliotecarios, las bibliotecas, los centros de documentación, la gestión electrónica de catálogos, etc. No obstante no me ha resultado una obra de calidad en ningún sentedio. Es un best seller manido, insulso, con unos personajes que quedan en el aire, una historia superficial e inconclusa (bastante incompleta y bastante paupérrima también)

Muchos de vosotros teneis cierta tendencia a leer todo aquello que someramente se aproxime a nuestro mundo, como yo, y al verlo en la librería me extasió, más yo no recomiendo su lectura en absoluto, es un "tocho" de casi 500 páginas que ni siquiera sirve para calzar una mesa.

Como dato curioso me llamó la atención un error de traducción, en vez de traducir " Dewey Decimal" en inglés original por "La clasificación decimal de Dewey" el traductor (obviamente no muy versado en el tema de ningún tipo de clasificación bibliotecaria) optó por dejar "Dewey Decimal" en la versión castellana solo varíaría la pronunciación....

Desde "El Código Da Vinci" parece estar de moda tratar temas relacionados con los escritos antiguos y el autor parece haber cogido el primer manual de estilo que tuviese al lado y haber redactado una historia con la calidad literaria de un adolescente siendo consciente de que iba a vender libros.

Dejando de criticar la obra expondré el verdadero motivo de este post.

Con el ejemplar en la mano y curioseando la edición (en la "camisa" reza 9ª Edición y en la contraportada 1ª Ed. 8ª Reimpresión) me pongo a leer todos los datos técnicos del libro, como la traducción del libro (En original tan solo Codex) y los derechos de copyright y demás.

"Memoria de mis putas tristes" saltó a la palestra por el siguiente mensaje:

"Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en las leyes, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiendo informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos"

En IWETEL la noticia estuvo siendo debatida un tiempo y se llegó a criticar al autor, más el mensaje obviamente es de la editorial.

Curioseando el libro en cuestión me encuentro con el mismo mensaje, así que decido hacer una revisión de todos los libros más o menos recientes que tengo en mi biblioteca particular, encontrando más casos como en el libro de Michael Moore "Todos a la Calle", en "El librero de Kabul" de Asne Seierstad - Donde además aparece en mitad de la página y con una tipografía superior al resto de los datos -

Reviso más libros y lo mismo, los de mayor antiguedad (o ediciones digamos más antiguas) no rezan ese mensaje, pero los impresos a partir de 2003 (no todos) y 2004 (la mayoría) si.

La explicación que se dio en IWETEL al respecto fue que los editores publican esos mensajes porque hay en países que ya hay que pagar el canon (R. Unido,por ejemplo) y ellos se cubren las espaldas. No obstante señores, no estamos en Reino Unido, estamos en España, donde no existe aún un Canon y por ley los libros pueden ser prestados. Las ediciones en castellano impresas en España, por lo tanto contienen información fraudulenta sobre el uso de los libros.

¿Se han apuntado ya al Canon las editoriales? Seguramente. Me imagino a un alto ejecutivo editorial frotándose las manos, con beatífica sonrisa al pensar el dineral que se embolsará si el canon de bibliotecas sigue en marcha - Y la ruina para las bibliotecas, y la ruina para el saber popular,y la ruina para los bibliotecarios, y la ruina en cuestión legislativa, para que engañarnos -

Solo hago un llamamiento a todo aquel me lea, ir a la contraportada y leer los datos del libro ¿Qué pone? ¿No va siendo hora de que se presente una queja formal por "publicidad fraudulenta" (cabría llamarlo) en el interior de los libros?

Sin más me despido, con la "mosca" detrás de la oreja, para que negarlo, pero pensando en esas torrijas que me aguardan en la nevera :P


0 Comentarios: