miércoles
7.12.05

Taller de Creación (III)

Escrito por Yavannna
Esta sección andaba algo abandonada, hasta que esta mañana he recibido un maravilloso mail de Mandsen con una historia de cosecha propia muy entretenida.
No trata el tema de las bibliotecas; pero merece la pena, además está escrita por un bibliotecario... y eso ya es.
Que la disfrutéis tanto como yo
___________________________
Una estúpida historia sobre unos pingüinos en un cuarto de baño.


Una de las peores cosas que te pueden pasar en vacaciones es que tu familia se venga a tu casa en sus vacaciones; pero es peor todavía si se trata de una familia de pingüinos que ni siquiera son primos lejanos aunque tengas mas en común con ellos que con muchos de los miembros de tu familia.

Pues eso es lo que me sucedió el verano pasado. Un día me despierto y oigo ruiditos raros, voy al baño y me encuentro a una familia de pingüinos del Ártico con un iceberg en forma de autocaravana. Esto es un problema porque padezco de vejiga tímida y no puedo mear con tanta gente. Lo bueno de esta enfermedad es que con el tiempo se soluciona (mas concretamente en ocho horas).

Pero lo grave del asunto de los pingüinos fue que por culpa del iceberg se hundieron dos transatlánticos en apenas una semana. Y encima los náufragos también se quedaron a vivir en mi cuarto de baño hasta que pudieran ser rescatados. Y yo le siento mucho, que los pingüinos ocupen mi baño vale, pero a los náufragos es que no les puedo ver ni en pintura
Intente convencer a los pingüinos de que esa situación no podía mantenerse, pero fue imposible, la gente que nunca ha discutido con un pingüino no sabe lo que es eso, así que tuve dos opciones. Contratar a un intérprete o echarles por la fuerza. Como las únicas personas que conozco que hablan con los pingüinos era Danny Devitto (y este vive en EEUU y la conferencia sale muy cara) y el otro es mi vecino Paco el esquizofrénico me decidí por la fuerza.

Fui a la tienda de animales y pedí un tiburón,- ¿de qué marca?- el más grande que tengan- respondí yo. Cuando llegue a casa y leí las instrucciones me entere que el tiburón ballena solo como plancton así que el problema no se solucionaría a no ser que los reduzca a tamaño microscópico.

Y claro el inútil pez que había adquirido no podía abandonarlo en una gasolinera, porque esta prohibido, así que me hice cargo de el; no iba a dejar que un pez de veinte toneladas se muriera en la bañera en pleno verano

Por lo visto mi caso con los pingüinos no era el único, se había puesto de moda que los pingüinos del Ártico vinieran a España de vacaciones lo que hizo que adquiriera dimensiones nacionales.

Esto le sentó mal a mucha gente, hasta el punto de surgir brotes de pingüino fobia y un grupo de exaltados hartos de tener que hacer cola para el baño detrás de los pingüinos fundaron el partido Pingüinismo Nacional (lo del nombre sigo sin entenderlo) y se lanzaron a la calle al grito de “Los mamíferos bípedos primero”.

El gobierno se sintió tan presionado que decidió darnos un ultimátum para echarlos. Me enviaron una carta de Marina Mercante por la cual tenia que echar a los pingüinos o instalar un faro para evitar mas accidentes. Me encontré sin dinero para tal obra, y aunque lo tuviera, ¿a quien pediría presupuesto, a mi fontanero o a un ingeniero naval?, (Creo que el segundo cobra menos).

Finalmente una productora de cine se intereso por lo de uno de los barcos que choco contra un iceberg y se hundió, así que accedió a pagarme una buena suma. Pude construir el faro y para ello solo tuve que quitar el bidé y un par de cepillos de dientes.
Todo se arreglo, acepte que se quedasen a vivir a cambio de dejarme enfriar las cervecitas con limón en su iceberg y que miraran para otro lado cuando me pusiera a mear.

Iba demasiado bien hasta que un día, me llego una carta de la productora, lo de la peli del trasatlántico no iba a funcionar así que me retiraron la otra mitad de los derechos. ¡Cómo voy a pagar las ultimas letras del faro!,Por otro lado mi mujer haciendo caso de en lo bueno y en lo malo, se largo con el tiburón ballena.

Los de la Mercante, tan oportunos como siempre me avisaron que dado el excesivo tráfico marítimo de mi cuarto de baño debía ampliar el tamaño de mi faro, a por lo menos al doble. Llegamos al acuerdo de hacer otro del mismo tamaño, pero no había forma de pagarlo igualmente

Y los pingüinos, abusando de mi confianza (es que les das la mano y te picotean el brazo) invitaron a sus primos ingleses y estos se bebieron mis cervezas y me mearon toda la casa.

Busque ayuda y mi vecino me dejo un par de litronas. En cuanto al dinero Superbanquero que esta allí siempre que se necesita un crédito, dijo que no me preocupase, que él sé hacia cargo de la hipoteca del faro, por un interés muy bajo durante los próximos 50 años. -¿a 50? Sí el otro casi lo pago en dos semanas!!!.- a lo que me respondió –Soy Superbanquero, no Supertonto, a lo que por cierto, el puesto de Supertonto esta libre, y como vas a necesitar mas de un sueldo para pagarme…

Con tanta desgracia volví a padecer de vejiga tímida hasta el punto de echarme del trabajo por pasar demasiado tiempo intentando mear.

Así que pregunte a Supebanquero si me podía enchufar de Supertonto, lo cual fue imposible porque el puesto estaba ya ocupado por cierto expresidente con bigote.

A parte, la policía me informo que mi mujer había sido devorada por su amante al confundirla con un arenque en lo que se convirtió en el primer episodio de violencia zoofílica

Así que me encerré en mi cuarto de baño dispuesto a cortarme las venas, y ya que no podía hacerlo con las cuchillas de afeitar pues los pingüinos las estaban utilizando de patines, me las corte con una piedra pómez.

Un momento antes de perder la consciencia me llamaron de cierta televisión, estaban interesados en hacer un programa llamado el Gran Pingüino, me desmayé de la emoción aunque él medico me dijo que fue por perder 5 litros de sangre

Les cedí los derechos a cambio de costearme el segundo faro y me enchufaron en todos los programas de cotilleos en los que se hablaba de pingüinos.

Yo me hice famoso, uno a uno los pingüinos se fueron nominando y yéndose al Ártico, menos el iceberg que gano el concurso y se fue a Eurovisión a cantar con los náufragos de coro.

Por ultimo mi mujer, después de pasar tres semanas en él estomago del tiburón ballena comiendo plancton se quedo con un cuerpo de escándalo y aprovechando mi tirón en la tele (conseguí un programa los sábados por la tarde donde solo ponían pelis de pingüinos,(Pingüino de barrio ), salió en la interviú vestida como un pingüino-puton, pero al fin y al cabo pingüino.

De lo que sé de Superbanquero y Supertonto es que hicieron un supertrío con Superespeculacion y ahora se hacen llamar el verdadero trío lalala.
________
PASTOR DURAN, Jesús. 2005


: -

3 Comentarios:

muy divertida la historia
Entretenida con tanta locura. Quizas le sobraria uno o dos parrafos que queda muy larga para el recurso. Pero vamos muy simpatica.
Es cierto, es unpoco larga para un post; pero es que a mi me encantó !!!!!!!!!!!!