jueves
11.11.04

Bibliotecarios, documentalistas… ¿Infonomistas?

Escrito por Yavannna
Como ya escribí en un envío a Deakialli, es difícil, al menos para mí, escribir en un blog ajeno.
Sin embargo, en el caso de TekaTeka, la temática del envió surgió prácticamente solo. Ante todo y, antes que nada, quiero agradecer a Yavannna su hospitalidad y facilidades a la hora de publicar en su blog y que está invitada cuando quiera a publicar en el Documentalista Enredado.

En esta ocasión, sencillamente, deseo retomar una discusión que abrió la profesora Moreno dentro de su blog Notas de Clase, que por otro lado es profesora de Yavannna. En su envío, trataba de hacer reflexionar a sus alumnos si realmente los documentalistas necesitamos una marca para tratar de hacernos un hueco en la Sociedad de la Información. Ese debate me pareció sumamente interesante y creo que no se ha entrado completamente en él.

Consideremos, en primera instancia, las raíces de las palabras Archivero y Bibliotecario. Una persona de a pie, desconocedora de la Documentación como ciencia, ligará estas dos palabras con las instituciones donde se desarrollan sus cometidos. Es decir, unirá el archivero con el archivo, ya sea municipal o privado, y al bibliotecario, obviamente, con la biblioteca. La raigambre de estas profesiones en la Sociedad es muy amplia, de siglos, por no decir de algunos milenos. Sin embargo, el término Documentalista es relativamente reciente y la reacción de la persona desconocedora de las Ciencias de la Documentación será diferente.

Paul Outlet publicó su libro Traité de documentation en 1934. Los documentalistas tan sólo han dispuesto de 70 años para demostrar sus cometidos a la Sociedad. Sin embargo, el desempeño de las tareas de los documentalistas están más cerca de los centros de investigación que de la propia Sociedad. Es decir, un bibliotecario o un archivero tienen más contacto con la gente de a pie. Aquí debemos añadir que la palabra “Documentalista” aporta un nuevo punto de vista a la profesión de los gestores de la información, puesto que hace ya referencia al soporte, alejándonos completamente del lugar donde la información está contenida, al contrario de los Bibliotecarios y los Archiveros.

Otro de los problemas que nos aporta la palabra “Documentalista” es su polisemia. Nos encontramos que un Documentalista puede tratarse de un gestor de la información a la vez que un realizador de documentales cinematográficos o televisivos. Obviamente, la segunda acepción es la que más extendida y tiene más aceptación dentro de la Sociedad; por lo que si una persona se declara Documentalista, puede que el interlocutor considere la segunda opción por desconocimiento de la primera.

Sin embargo, el documentalista ya ha dejado de tener tiempo para tratar de ajustar su rol dentro de la sociedad puesto que el documento ha dejado de tener un soporte físico de distribución. Internet está cambiando el concepto de distribución de la información. Alfons Cornellá ya trató de desligar a los profesionales de la información (Bibliotecarios y documentalistas) de los elementos tangibles (lugares y papeles) creando para ello la palabra Infonomía (Info: Información y Nomía: Pseudodesinencia griega, ley, ciencia) y sus derivados como infonomista. Sin embargo, el desconocimiento de la existencia misma palabra dentro de los propios documentalistas, dificulta su aceptación y su difusión.

Los archiveros, los bibliotecarios, los documentalistas y, claro, los infonomistas están dejando de ser personas que manejan estrictamente documentos. Son profesionales que manejan información y deben de administrarla, sin embargo, hasta ese momento la información tan sólo podía se transmitida a través de un soporte, soportes que hoy lentamente desaparecen y son reemplazados por otros.

Mi sugerencia, puesto que este envío se reduce a una sugerencia, es que los documentalistas y los bibliotecarios vayamos un paso más allá de la búsqueda de raíces griegas para tratar de definir nuestra profesión de una forma clara, además de tratar considerar que si vamos a realizar un cambio significativo dentro de la definición de nuestra profesión lo hagamos de una forma absoluta. Si dentro de los roles a desempeñar por un documentalista ya pasan por la gestión de intangibles, del conocimiento, arquitectura de la información, evaluación de recursos de información dentro del ámbito empresarial, gestión de la información en las organizaciones, creación de contenidos para webs, etc; debemos de considerar la utilización del lenguaje universal de este siglo, es decir el inglés, para crear un nuevo término que se ajuste mejor a las reglas del mercado y del marketing actuales.

Si hoy en día los contables, los que se dedican a la Contabilidad, término completamente aceptado y de larga tradición en el castellano, se denominan en estos momentos Account Manager o Key Account Manager por osmosis de la lengua inglesa ¿por qué deberíamos nosotros retrotraernos al griego? ¿No sería más cool y más vendible denominarnos Information Managers que infonomistas? Puesto que el soporte ha muerto, puesto que las bibliotecas se convierten lentamente en puntos de acceso públicos a la Red, aunque el libro nunca morirá, ¿por qué evitar la evidencia?

Obviamente, se admiten propuestas.


Marc ( http://www.documentalistaenredado.org )

Etiquetas: , ,

12 Comentarios:

Me resisto a recibir un nombre en inglés para mi profesión. Y más en el momento histórico (iba a decir histérico) en el que nos encontramos me resisto a todo lo que tenga que ver con esa lengua y con quien la usa (sobretodo si la usa mal y ERA español).

  El 12 de noviembre de 2004, 11:21 Anonymous Anónimo dijo:

Te entiendo Álvaro, pero en los convulsos tiempos en los que vivimos, el Imperio es de quien es. Algunos se rindieron y casi se destroncan saludándolos, otros corren a aprender una lengua que desconocían para soltar alguna que otra ocurrencia en Universidades norteamericanas, con resultados tronchantes, sin embargo hoy en día los que desconozcan la lengua de Shakespeare y de muchos más, claro, casi no llegan a ningún sitio.

Yo sólo propongo un plan de marketing, nada más.

Saludos

Mark
Lo cierto es que nos daría cierta apariencia tecnológica. Si os fijais, en los anuncios, cuando quieren dar apariencia tecnológica, ponen lemas en inglés (tipo Quality Experience) y en francés para la moda y el refinamiento (Eau de vete a saber).
El termino documentalista se ira imponiendo...

Yo tambien estoy encontra de utilizar una palabra en ingles cuando existe traduccion en español. Gestor de la Informacion.

Respecto al termino infonomista, es mas especializado o lo que es lo mismo limitado. Se refiere mas a la informacion bajo un punto de vista economico.
La primera vez que escuché a alguien de este país denominarse a si mismo: Information Management casi se me saltan las lágrimas (no se si de risa o de pena), personalmente soy una forofa del término documentalista, no obstante el resto de profesionales empiezan a utilizar ya sus tecnicismos ingleses para referirse a si mismos, quizá sea momento de modernizarse, es posible... pero mientras tanto, si me preguntan, seguiré diciendo documentalista, que caer en la pijería terminológica solo porque sea moda no es lo mio.

:D

  El 14 de noviembre de 2004, 19:21 Anonymous Anónimo dijo:

En cualquier caso, el nombre es lo de menos, mientras no se valore el "trabajo" y el "beneficio" que un documentalista/infonomista/information manager puede realizar en una institución.

Si nadie sabe que existimos, da igual que tengamos un nombre u otro, pero puestos a elegir, me pido uno en castellano.

Maria Elena (www.documentalistaenredado.org)

  El 15 de noviembre de 2004, 10:35 Anonymous Anónimo dijo:

Para mí, la cuestión no es si buscar un nombre "pijo" o no. La cuestión es tratar de englobar los nuevos roles que están adquiriendo los documentalistas dentro de la Sociedad de la Información. De ahí viene que apunte que el documentalista apunte al documento, pero ya estamos dejando de manejar documentos. En términos anglosajones, la Documentación en mayúsculas, se denomina como bien sabemos Sciencie Information. Aquí, en España, el Periodismo se nos adelantó. La traducción literal "Ciencias de la Información" se refiere a periodistas.

Mi propuesta consiste en la búsqueda de un nuevo término que englobe todas nuestras funciones. Puede que el término Infonomía lo consiga, por supuesto que no considero que infonomista tenga que ver más con la economía, ¿también lo debería hacer el biblioteconomista? Los documentalistas deben comenzar a entrar dentro de las empresas, simplemente por necesidades coyunturales, además de laborales.

¿Information manager? Es una deformación y quiero jugar con ella, podría haber escrito "Gestor de la Información", sin embargo quería entrar dentro de las contradicciones españolas. Como ya sabéis, y a Account Manager me remito, sólo el hecho de estar en una lengua extranjera parece otorgar más caché a una palabra o, en este caso, a una profesión.

Yo no abogo por una definición u otra, yo sólo juego con las ideas.

Mark (http://www.documentalistaenredado.org)
No creo que nadie se haya referido a ti en este debate... solo a la terminología :P


Si bien es cierto que parece que los términos anglosajones den prestigio, más por qué no utilizar términos propios dentro del país y si queremos "salir fuera" nos denominamos como ellos?

  El 15 de noviembre de 2004, 12:42 Anonymous Anónimo dijo:

Bueno, como autor del envío, me tengo que sentir aludido ¿no te parece?

:-D

En cualquier caso, me gusta este debate y los distintos puntos de vista que ha adquirido. Lástima que haya gente que no se quiera mojar.

Seguiremos intentándolo.

;-D

  El 15 de noviembre de 2004, 14:26 Anonymous Anónimo dijo:

A mi me gusta más Docutenista.
Pasando por encima, los términos bibliote...queísta y documenta...queísta, abogo por el castellano que para Imperio el nuestro (ay, parece que todavía campa la Loca por los campos de Castilla acarreando a su Felipe)... En definitiva, no hagais caso de mi arrebatos patrios y hacedme caso, cuando existe una bonita palabra en castellano derivada del más bonito griego (ejem...) y latín, ¿para qué un término yanqui?
Yo avogo por un nombre en nuestra lengua, por supuesto que para extrangerismos ya tenemos bastantes; sin embargo creo que el termino "documentalista" es demasiado equívoco para detallar nuestra profesión. No solo por su polisemia, sino también porque hoy por hoy hacemos algo más que "documentar" o tratar con documentos.

Una gran profesional del mundo de las tecnologías de la información me dijo un día que me considerara GESTOR DE INFORMACIÓN, que nunca me denominara documentalista. Me gusta ese termino, porque en efecto es lo que hacemos gestionar la información, sea ésta papel, electronica, audiovisual...

Genial post Marc!!!

Catuxa