jueves
18.11.04

7 Comentarios

Trackback

La blogosfera y los colegios invisibles

Escrito por Yavannna
La primera vez que escuché mentar aquello de los colegios invisibles mi mente tendió a la dispersión y empezó a imaginar fantásticos mundos tal vez engendrados por Tolkien o tal vez por Pratchett; mi ensimismamiento no fue duradero, devolviéronme a la realidad en la que "lo invisible" se convirtió para mi en una reunión no presencial de eruditos tratando temas de singular importancia y por qué no, elegancia.

Habrán pasado ya unos cinco años desde ese primer contacto con los colegios invisibles, tiempo en el que me han sido nombrados con asiduidad y en el que no había cambiado mi percepción del término un solo ápice.

Mi reciente incorporación al mundo blogosférico ha abierto de manera sustancial mi manera de ver el tema.

La blogosfera, en la actualidad, es un colegio invisible de proporciones desorbitadas; cambió entonces mi percepción tirando a rancia de los usuarios de los colegios invisibles, el acceso blogosfério es amplio y diverso, reune a distintos tipos de usuarios - Si me remito a Elias Sanzusuario de la calle hasta el investigador, pasando por todo el espectro de la pirámide usuarial - Por lo tanto, la blogosfera es un campo abierto a las opiones, la investigación y diversidad de eventualidades relacionadas con un tema en concreto, se encuentra interrelacionada por medio de las sindicaciones y los enlaces de una página a otra de manera que los usuarios prácticamente son "fijos" En definitiva, un colegio invisible a través de la Web.

Visto todo lo anterior, cabría afirmar que en la actualidad el "mundo invisible" se encuentra en un boom expansivo gracias al desarrollo tecnológico. ¿Qué depara este enorme crecimiento de la invisibilidad?

Se admiten sugerencias

Etiquetas: , ,

lunes
15.11.04

6 Comentarios

Trackback

Polémica Profesional

Escrito por Yavannna
Durante las útlimas semanas, en la lista de correo IWETEL ha surgido la ya usual polémica sobre el acceso a los puestos de bibliotecario / documentalista por parte de distintos profesionales.

Este tema trae cola y polémica siempre que se menta, es más recientemnte un profesor de licenciatura de documentación comentó q ue la carrera no era util, dao que no existía una especialización real en ningún campo del conocimiento.

A mi parecer, somos unos profesionales poco valorados, es decir, estudiamos durante cinco o más años todo el sistema informativo, sus entrañas, sus pros y sus contras y posteriormente cualquier titulado tiene acceso a nuestros puestos de trabajo; nosotros no podemos opositar para informáticos, médicos, etc. Más el resto de profesionales si que optan a ocupar los nuestros.

Entiendo que esta postura es antigua -y si nos ponemos, obsoleta - dada la novedad de nuestros estudios, pero los tiempos avanzan y ahora tenemos dos titulaciones (a falta de una), al menos que se reconozca nuestra existencia.

Como tampoco me quiero poner estupenda diré que hay maravillosos profesionales en nuestro campo que jamás han cursado ningún tipo de estudios informacionales, profesionales que o bien llevan en esto tantos años que para ellos es su vida o bien que, habiendo cuersado otros estudios descubren una pasión tardía (generalmente a la hora de ponerse a investigar)

No es mi intención desacreditar a nadie, como creo que ya ha quedado claro, má no puedo evitar una sensación de frustración cuando escucho por parte de profesionales de la información que los estudios que realizo no sirven de nada.

Todo lo citado con anterioridad nos lleva a un tema muy extenso que resumiré brevemente aquí. La inexistencia de un Colegio Profesional que tanto regule nuestras funciones como delimite el campo.

El debate está servido, espero vuestros comentarios

Etiquetas: , ,

jueves
11.11.04

12 Comentarios

Trackback

Bibliotecarios, documentalistas… ¿Infonomistas?

Escrito por Yavannna
Como ya escribí en un envío a Deakialli, es difícil, al menos para mí, escribir en un blog ajeno.
Sin embargo, en el caso de TekaTeka, la temática del envió surgió prácticamente solo. Ante todo y, antes que nada, quiero agradecer a Yavannna su hospitalidad y facilidades a la hora de publicar en su blog y que está invitada cuando quiera a publicar en el Documentalista Enredado.

En esta ocasión, sencillamente, deseo retomar una discusión que abrió la profesora Moreno dentro de su blog Notas de Clase, que por otro lado es profesora de Yavannna. En su envío, trataba de hacer reflexionar a sus alumnos si realmente los documentalistas necesitamos una marca para tratar de hacernos un hueco en la Sociedad de la Información. Ese debate me pareció sumamente interesante y creo que no se ha entrado completamente en él.

Consideremos, en primera instancia, las raíces de las palabras Archivero y Bibliotecario. Una persona de a pie, desconocedora de la Documentación como ciencia, ligará estas dos palabras con las instituciones donde se desarrollan sus cometidos. Es decir, unirá el archivero con el archivo, ya sea municipal o privado, y al bibliotecario, obviamente, con la biblioteca. La raigambre de estas profesiones en la Sociedad es muy amplia, de siglos, por no decir de algunos milenos. Sin embargo, el término Documentalista es relativamente reciente y la reacción de la persona desconocedora de las Ciencias de la Documentación será diferente.

Paul Outlet publicó su libro Traité de documentation en 1934. Los documentalistas tan sólo han dispuesto de 70 años para demostrar sus cometidos a la Sociedad. Sin embargo, el desempeño de las tareas de los documentalistas están más cerca de los centros de investigación que de la propia Sociedad. Es decir, un bibliotecario o un archivero tienen más contacto con la gente de a pie. Aquí debemos añadir que la palabra “Documentalista” aporta un nuevo punto de vista a la profesión de los gestores de la información, puesto que hace ya referencia al soporte, alejándonos completamente del lugar donde la información está contenida, al contrario de los Bibliotecarios y los Archiveros.

Otro de los problemas que nos aporta la palabra “Documentalista” es su polisemia. Nos encontramos que un Documentalista puede tratarse de un gestor de la información a la vez que un realizador de documentales cinematográficos o televisivos. Obviamente, la segunda acepción es la que más extendida y tiene más aceptación dentro de la Sociedad; por lo que si una persona se declara Documentalista, puede que el interlocutor considere la segunda opción por desconocimiento de la primera.

Sin embargo, el documentalista ya ha dejado de tener tiempo para tratar de ajustar su rol dentro de la sociedad puesto que el documento ha dejado de tener un soporte físico de distribución. Internet está cambiando el concepto de distribución de la información. Alfons Cornellá ya trató de desligar a los profesionales de la información (Bibliotecarios y documentalistas) de los elementos tangibles (lugares y papeles) creando para ello la palabra Infonomía (Info: Información y Nomía: Pseudodesinencia griega, ley, ciencia) y sus derivados como infonomista. Sin embargo, el desconocimiento de la existencia misma palabra dentro de los propios documentalistas, dificulta su aceptación y su difusión.

Los archiveros, los bibliotecarios, los documentalistas y, claro, los infonomistas están dejando de ser personas que manejan estrictamente documentos. Son profesionales que manejan información y deben de administrarla, sin embargo, hasta ese momento la información tan sólo podía se transmitida a través de un soporte, soportes que hoy lentamente desaparecen y son reemplazados por otros.

Mi sugerencia, puesto que este envío se reduce a una sugerencia, es que los documentalistas y los bibliotecarios vayamos un paso más allá de la búsqueda de raíces griegas para tratar de definir nuestra profesión de una forma clara, además de tratar considerar que si vamos a realizar un cambio significativo dentro de la definición de nuestra profesión lo hagamos de una forma absoluta. Si dentro de los roles a desempeñar por un documentalista ya pasan por la gestión de intangibles, del conocimiento, arquitectura de la información, evaluación de recursos de información dentro del ámbito empresarial, gestión de la información en las organizaciones, creación de contenidos para webs, etc; debemos de considerar la utilización del lenguaje universal de este siglo, es decir el inglés, para crear un nuevo término que se ajuste mejor a las reglas del mercado y del marketing actuales.

Si hoy en día los contables, los que se dedican a la Contabilidad, término completamente aceptado y de larga tradición en el castellano, se denominan en estos momentos Account Manager o Key Account Manager por osmosis de la lengua inglesa ¿por qué deberíamos nosotros retrotraernos al griego? ¿No sería más cool y más vendible denominarnos Information Managers que infonomistas? Puesto que el soporte ha muerto, puesto que las bibliotecas se convierten lentamente en puntos de acceso públicos a la Red, aunque el libro nunca morirá, ¿por qué evitar la evidencia?

Obviamente, se admiten propuestas.


Marc ( http://www.documentalistaenredado.org )

Etiquetas: , ,

lunes
8.11.04

8 Comentarios

Trackback

Alfabeto Bibliotecoso y documentaloide

Escrito por Yavannna
Después de algún tiempo recopilando ideas por fín podemos exponer el ALFABETO BIBLIOTECOSO aunque más o menos se encuentre terminado se admiten sugerencias :D

A de Adquisiciones, Administración de la información, de Archivo y de Auxiliar de Biblioteca
B de biblioteca, bibliotecario, becario, de BiDo y de Bibliotecosas
C de CDU , de Catuxa y de Catorze
D de Depósito, Devoluciones y Documentación
E de EUBD (Escuela Universitaria de Biblioteconmía y Documentación) y de Excátedra
F de Fondos (bibliográficos o no), de Formación de usuarios y de Fototeca
G de Gestión de la Información
H de HTML lenguaje que todos debemos conocer y de Hemeroteca
I de Información
J de TeJuelo
K de Kilómetros recorridos al depósito y colocando libros y de kilómetros de estanterías
L de Libro, nuestra razón de ser y de Librarian Chic
M de Materias, de Museología, de Mediateca y de Bibliotecarios modificados ;)
N de Narrativa y de FaustiNo
Ñ de Ñu (By excátedra), mascota por ende de todo bibliotecario y documentalista
O de Otlet, padre documentación y de Opositor, usuario aférrimo de toda biblioteca
P de PC ¿Qué haríamos sin ellos? y de Pergamino y Perfil de Usuario
Q de Queso de biblioteca (Véase además R) y de Quijote de la Mancha, al menos un ejemplar por biblioteca
R de Ranganattan y su clasificación y de Ratón de biblioteca (Véase además Q)
S de Silencio, de Susurros y de Sala de lectura
T de Tesauros
U de Unidades de Información
V de Veasé Además y de Videoteca
W de Whisky. Nota: Hay que tomarlo en algún bar llamado biblioteca
X de Xena, la Princesa bibliotecaria. Buscar en Google por Librarian y la descubrireis
Y de Yavannna XD y de Ya voy!! Ya voy!!!!!!!!!!!!
Z de zopencos, aplicado a algunos usuarios de biblioteca y del Final de este alfabeto bibliotecoso



Etiquetas: ,

martes
2.11.04

3 Comentarios

Trackback

Perfil del bibliotecario actual

Escrito por Yavannna
Me hospedo por breve en otra casa, con un artículo sobre los nuevos perfiles bibliotecarios , cortesía de Deakilli docu mental

Fuga de ideas :)

Etiquetas: , ,